RSS

La lista de la compra

Manolo es conocido por los vecinos del barrio por ser siempre el primero en llegar, madrugando mucho para poder llevar a casa lo productos más frescos. Va en busca de los tomates para la ensalada, están algo arrugados, pepinos, zanahorias y algún que otro espárrago triguero. Hoy ha decido no llevar lechugas, muy pequeñas y están muy pochas para su gusto. Sigue con la fruta, una pera y media y dos manzanas. Parece que no han traído kiwis, una pena, puesto que le apetecían mucho.

Ha recordado que ayer hubo una oferta de bistec de ternera, la cual estaba muy buena a pesar de habérsela encontrado sin el film transparente. Intenta rebuscar entre las bandejas para ver si queda algún resto y se le iluminan los ojos al divisar la tan codiciada carne, pero ha escuchado a otro cliente tras él que hace mucho tiempo que no prueba una carne tan apetecible y Manolo, que ya comió bistec ayer, se la cede con gran amabilidad, aunque el recuerdo del almuerzo le hizo la boca agua.

Tras la búsqueda de varios artículos sin éxito revisa su lista de la compra y parece haber terminado. Comprueba que todo está dentro de su bolsa de plástico y deja el turno al siguiente cliente que, muy agradecido por la generosidad de Manolo al dejarle la carne, le desea los buenos días.

De camino a casa observa como los vigilantes del supermercado al que solía ir comienzan a espantar a sus compañeros más rezagados.

Amilcar González

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 3, 2012 en Relato

 

Etiquetas: , ,

De plástico

De plástico. Sintético.

Como la respiración artificial de una bolsa de basura en un cubo del parque infantil, respirando el mismo oxígeno que yo.

De plástico. Moldeable bajo la subyugación de los opresores, recrudeciendo nuestras vidas, o al calor de una joven bajo las sábanas.

De plástico, mi corazón es de plástico.

Amilcar González

 
2 comentarios

Publicado por en diciembre 2, 2012 en Relato

 

Etiquetas: , , , ,

Clocló

Bueno, ¡aquí os presento mi primer relato que publico! Espero que sea de vuestro agrado y espero ansiosamente vuestras opiniones y por supuesto críticas jeje y las aceptare siempre y cuando sean constructivas, de las cuales me hagan mejorar y aprender más y más cada día. No les entretengo más.

La señora Cloquet, más conocida en el barrio como Clocló, camina a través del jardín tras bajar las escalinatas de la entrada principal de su casa. Hoy ha decidido ir a almorzar al centro comercial, a un nuevo restaurante llamado “Le poulailler”, inaugurado hace unos escasos tres días. A primera hora de la mañana, descubrió la existencia de este restaurante gracias a la publicación de André Poulain, un famoso chef nacional, en el periódico.

A Clocló no le gusta llamar la atención, pero desgraciadamente nunca lo consigue, puesto que si no es por sus atuendos, es por su manera de expresarse, casi siempre a gritos, o por los rumores que circulan en el barrio de que su marido le es infiel. Ella intenta desmentir dichos comentarios, excusando a su marido por realizar horas extras en su trabajo, aunque cada vez se crea menos sus excusas.

Anoche su marido tampoco durmió en casa, algo muy usual en el último mes, y por lo tanto Clocló desayunó sola, con la única compañía de su fiel periódico, lo único que no le ha fallado ni en días festivos.

Hoy, Clocló ha decidido ponerse su gabardina color naranja persa, su boina roja y su pañuelo, al cuello, del mismo rojo que su boina. Todos la miran pasar por la calle, las alcahuetas murmuran entre ellas e incluso algún que otro granjero le dedica algún piropo mientras descarga las cajas con las verduras del día y mientras más se siente observada, más acelera el paso para llegar a su destino.

Al llegar al restaurante se queda unos instantes delante del cristal mirando al interior para ver si está muy concurrido o no, y tras observar que casi no hay nadie, sobre todo por lo temprano que es, decide entrar y dirigirse al atril donde espera el maître.

  • Buenos días, ¿desea la señorita una mesa?
  • Si, y es señora, por favor.
  • Oh, disculpe, señora ….
  • Señora Cloquet.
  • Perfecto, señora Cloquet acompáñeme.

Clocló sigue al maître y se sienta en la mesa que este le indica.

  • ¿Desea la señora la carta?
  • No, gracias. Pediré la especialidad del chef.
  • Perfecto, para beber desea vi…
  • No – interrumpe bruscamente al maître – prefiero agua si es tan amable.

El maître asiente, le sirve la copa de agua y se retira con destino la cocina. Para amenizar la espera, Clocló juguetea con los grissinis y los degusta. Durante el picoteo observa que una pareja pasa delante del cristal de la fachada y se dirige a la puerta de entrada. El maître les da la bienvenida y acompaña a la pareja a una mesa dos más a la derecha donde se encuentra Clocló.

Aburrida de esperar por la comida y de mirar la decoración del restaurante, decide centrarse en la pareja. Ella, muy mona y joven, embelesada, mira a su acompañante y asiente a todo lo que éste le dice. Él, juguetea con su mano debajo de la mesa intentando alcanzar el muslo de la joven, lo cual hace rememorar sus primeras citas con su ausente marido. Lo curioso es que entra más rememora, más coincidencias encuentra y todas éstas junto al sombrero de copa rojo que lleva puesto, le hacen llegar a la conclusión que es su marido el que trata de manosear a la chiquilla.

  • ¿Fred? – pregunta y exclama la señora Cloquet –
  • ¿Si? – Responde Fred mienstras gira su cabeza, pálido como la nieve –
  • ¿La conoces Fred? – le pregunta inocentemente la joven –
  • Técnicamente… si.
  • Así que no existen rumores, ¡son afirmaciones!
  • Te lo puedo explicar mon petit oeuf…

Justo en ese momento le sirven a Cloquet su primer plato y tras ver el contenido de su plato se queda estupefacta, ya que éste consiste en un único ingrediente, maíz. Ni siquiera es una mazorca de maíz asada, ni maíz dulce, sino maíz a secas. Clocló se queda mirando al camarero con los ojos casi fuera de sus cuencas.

  • ¿Y esto ahora… esto… esto qué es? – Grita al camarero –
  • Maíz… señora… – tartamudea el camarero –
  • Ya lo veo lumbreras, me refiero a que significa este plato. ¿Esta es la especialidad del chef? Y supongo que pretenderá que me lo coma.
  • Es que usted… usted…
  • ¡Yo, qué!
  • Usted es una gallina.

Amilcar González

 
1 comentario

Publicado por en diciembre 1, 2012 en Relato

 

Etiquetas: , ,

Bienvenidos

Bienvenidos al blog oficial de Amilcar González, escritor novel o al menos intento convertirme en ello.

En este blog publicaré pequeños relatos que vaya creando y espero algún día publicar noticias sobre futuras publicaciones, soñar es gratis, al menos por ahora.

Si más me despido, espero que por poco tiempo.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 1, 2012 en Varios

 
 
Oficio de Escritor

Ayudo a escritores a crear un modelo viable de publicación, para que su obra les permita vivir de la escritura.

La llamada de la espada

Blog del escritor Rayco Cruz. Twitter: @RaycoCruz. Instagram: @raycocruzf

DAVID B. GIL

Periodista y escritor, autor de 'Hijos del dios binario' y 'El guerrero a la sombra del cerezo'

Desde la Nieve

Página oficial

visiones2012

Antología de relatos de la AEFCFT

Infectados

Página oficial